Instituto Cordobés de Traumatología

Especialista de cadera: Dr. Fernando Mozo Frutos

Cirugía protésica primaria de cadera
¿Qué es?

Se entiende por prótesis primaria aquella que se coloca en la articulación por primera vez para el tratamiento de una alteración severa e irreversible de la cadera. En contraposición se entiende por prótesis de revisión la que se coloca en la articulación en sustitución de una prótesis previa que se ha de retirar por el motivo que sea. La cirugía consiste en reemplazar la articulación enferma por una prótesis total de cadera, formada por unos implantes artificiales que sustituyen las dos partes de la articulación natural. La prótesis está formada por un cotilo, para la cavidad hemisférica acetabular, y un vástago, que se introduce en el canal femoral, conectando ambas piezas con una “bola” que permite movilizar la cadera. Los materiales de los que están hechas las prótesis son muy diversos: titanio, acero, cerámicas, con o sin cemento óseo etc… siendo siempre implantado los componentes que mas se adapten a cada paciente. No hay restricciones de peso ni edad para el reemplazo total de cadera. La mayoría de los pacientes que se someten a este tipo de cirugía (reemplazo total de cadera) tienen entre 50 y 80 años, aunque cada vez es más frecuente realizar esta cirugía a pacientes jóvenes, en los que se utiliza implantes diferentes para asegurar el máximo de hueso posible para su edad.

¿Cuándo se debe realizar este tipo de cirugía?

Las personas que se benefician de este tipo de cirugía lo hacen por:
El dolor de cadera que limita sus actividades cotidianas, como caminar o flexionarse, lo que les incapacita en muchas ocasiones a realizar su actividad laboral normal.
El dolor de cadera que persiste estando en reposo, ya sea de día o de noche.
La rigidez en una cadera que limita la capacidad de moverse o levantar una pierna, al entrar y salir del coche o el gesto cotidiano de ponerse los zapatos.
El dolor incontrolado a pesar del uso de medicamentos antiinflamatorios y/o terapia física.
Actualmente para este tipo de cirugía se utilizan las prótesis ABG, que son unas prótesis sin cemento óseo, que se usa en pacientes jóvenes con buena calidad de hueso, y en los casos de mala calidad ósea o en pacientes mayores se implanta una prótesis con cemento óseo tipo Exeter.

Tipos de Prótesis

La tendencia actual (Técnica Wagner) es implantar vástagos femorales que se anclan o fijan en la diáfisis femoral(en el centro del fémur). Aunque en casos concretos se puede utilizar hueso alógeno para aumentar la reserva de hueso pensando en un futuro(técnica de X-Change).

Post-operatorio

El paciente debe disponer de un sillón cómodo en su domicilio, así como de un andador y un elevador para el wáter, disponibles en todas la ortopedias, ya que se deben evitar movimientos extremos para prevenir la luxación de los componentes.

Deberán dormir “bocarriba” durante las primeras semanas o, en su defecto, sobre el lado sano con una almohada entre las piernas para evitar la luxación de la prótesis. En el post-operatorio inmediato el paciente debe doblar y extender el tobillo y la rodilla, evitando las rotaciones del miembro intervenido.

La rehabilitación es personalizada para cada paciente, pudiendo andar entre el primer y segundo día tras la cirugía. Inicialmente con ayuda de un andador y, posteriormente con ayuda de muletas, con una retirada progresiva de las mismas a demanda según confort del paciente, aunque siempre recordando que se debe retirar siempre en primer lugar la muleta del lado intervenido. (apoyo en 3 puntos). Poco a poco podrá subir y bajar escaleras (se sube primero con la pierna buena y se baja primero con la pierna operada) así como volver a ponerse los zapatos y realizar las actividades cotidianas que hacía previa a la enfermedad. Hay que ser realistas con las actividades que puede realizar un paciente tras esta cirugía, estas incluyen caminar sin límite, nadar, conducir vehículos, montar en bicicleta, bailar y otros deportes de bajo impacto, debiendo evitar correr ni practicar deportes de contacto, por el excesivo riesgo de complicaciones debido a una posible caída.

Cirugía de revisión protésica de cadera
¿Qué es?

En la actualidad, debido al incremento de la esperanza de vida de los pacientes portadores de una prótesis de cadera y al aumento progresivo en el número de prótesis totales de cadera que se llevan a cabo anualmente, nos está llevando a realizar revisiones de tales prótesis.

En los casos de infección de una prótesis de cadera, se realiza la cirugía en dos tiempos: un primer tiempo en el que se extraen los componentes y entre los 3 y 6 meses posteriores a la extracción de la prótesis y una vez confirmada por determinados analisis realizados al paciente de que la infección ha desaparecido se realiza un segundo tiempo quirúrgico en el que se implanta una nueva prótesis.

Revisión

Para una revisión de una prótesis de cadera disponemos en la actualidad de un arsenal terapéutico en forma de multitud de implantes y técnicas que se desarrollaran de manera individualizada según las características del paciente y el análisis del patrón radiográfico.

Fractura de cadera y pelvis
Fractura Cadera

Las fracturas de cadera ocurren por una caída o por un traumatismo directo, aunque existen algunas condiciones médicas como la osteoporosis, cáncer o lesiones óseas por estrés que debilitan el hueso y hacen la cadera más susceptible a romperse.
Una fractura de cadera es una ruptura en los huesos de la cadera (cerca de la parte superior de la pierna). Puede suceder a cualquier edad, aunque es más común en las personas de 65 años o más. A medida que envejece, la parte interna de los huesos se vuelve porosa por una pérdida de calcio. Esto se llama perder masa ósea. Con el tiempo, esto debilita los huesos y hace que tengan más probabilidades de quebrarse. Las fracturas de cadera son más comunes en las mujeres porque tienen una masa ósea menor por naturaleza y pierden masa ósea más rápido que los hombres.
En algunos casos la cadera se puede romper con el paciente permaneciendo de pie si realiza un giro en su cadera. Las fracturas de cadera se clasifican según su localización anatómica y son: intertrocantéreas, de cuello femoral, de cabeza femoral y subtrocantéreas.

El tratamiento de estas fracturas es individualizado, aunque se pueden dividir en 2 grupos, aquellos implantes que conservan la cadera primitiva y aquellos implantes(prótesis) que no conservan la cadera primitiva.

Factores de riesgo:

Un factor de riesgo es aquel que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición. Los siguientes factores incrementan sus probabilidades de desarrollar fracturas pélvicas:

-Historial de caídas.
-Osteoporosis.
-Fuerza muscular reducida.

Fractura Pelvis

Las fracturas de la pelvis (anillo pélvico y acetábulo) es una estructura de anillo de los huesos en el extremo inferior del tronco. Los dos lados de la pelvis son en realidad tres huesos (ilion, isquion y pubis) que crecen junto con la edad. Son lesiones complejas, debidas en la mayoría de los casos a grandes traumatismos (accidentes de tráfico, caídas desde altura, etc..) que requieren cirugías y abordajes quirúrgicos muy especializados, debiendo ser realizados por cirujanos con experiencia en este campo.

Tratamiento de las secuelas de las fracturas de cadera
¿Qué es?

La mayoría de las personas que sufren una fractura de cadera,tendrán que someterse a una cirugía con objetivo de asegurar que la pierna sane adecuadamente. Sin embargo, hay quien no puede hacerlo por razones de enfermedad o mala salud. Si su médico considera que una cirugía de cadera no es conveniente para usted, probablemente le sugerirá someterse a una terapia de tracción que le mantendrá inmóvil durante un tiempo prolongado. Si opta por la cirugía, es importante empezar a moverse lo más pronto posible. Al comienzo, puede resultarle doloroso caminar y es posible que usted quiera usar un andador o un bastón para ayudarse. Como parte de su terapia de recuperación probablemente tenga que recibir sesiones de fisioterapia en las que usted aprenderá a sentarse,a levantarse y a caminar sin volver a lesionarse la cadera. También hará ejercicios para ayudar a fortalecerse. Cuando regrese a casa después de una cirugía, usted puede necesitar ayuda de una enfermera o de un miembro de su familia ya que las actividades diarias, como bañarse, cocinar y hacer compras, pueden resultarle difíciles de realizar mientras no recupere completamente su movilidad.

Tratamiento

El tratamiento de las fracturas es individualizado, aunque se pueden dividir en 2 grupos: aquellos implantes que conservan la cadera primitiva y aquellos implantes (prótesis) que no conservan la cadera primitiva.

Después de la cirugía de fractura de cadera, la mayoría de los pacientes recuperar gran parte o toda la movilidad y la independencia que tenían antes de la lesión.
Tratamiento de la patología de cadera en el adulto jóven
¿Qué es?

El diagnóstico y el tratamiento de la cadera dolorosa del adulto joven (15 - 55 años) supone un reto para el cirujano ortopédico por las especiales características de este tipo de pacientes. Son pacientes con requerimientos físicos exigentes que esperan una recuperación precoz y total.
La patología de la cadera del adulto joven ha cambiado de forma muy importante en los últimos tiempos. Avances en las técnicas de diagnóstico por imagen y en las de tratamiento nos han permitido un mayor y mejor conocimiento de la fisiopatología de la coxartrosis y, en algunos casos, su prevención, si se detectan a tiempo los problemas que conducen a este desenlace.
Es fundamental una evaluación exhaustiva y completa del paciente con el objeto de establecer un diagnóstico preciso que será la piedra angular donde se debe apoyar la toma de decisiones posterior. Los diferentes trastornos que causan dolor en la cadera y que, a su vez, originan un deterioro precoz de la misma tienen una presentación común como es la pérdida de función y el dolor. Las opciones de tratamiento varían dependiendo de las causas primarias o de los factores predisponentes y del grado de afectación (artroscopia, osteotomía, prótesis de baja fricción, prótesis de recubrimiento).
Como en cualquier patología osteoarticular la valoración inicial del paciente joven, que acude a nuestra consulta presentando dolor en la cadera debe iniciarse con una detallada anamnesis, continuar con una buena exploración clínica y completarse con un estudio radiológico completo.
El comienzo y la progresión de la enfermedad con frecuencia no dependen de un solo factor sino de la confluencia de varios que provocan una limitación funcional y el deterioro precoz de la cadera. La primera labor del especialista es la identificación de esos factores predisponentes, hacer un diagnóstico diferencial y clasificar a cada paciente dependiendo del tipo de problema.

Artroscopia de cadera
¿Qué es?

La artroscopia de cadera es un procedimiento quirúrgico novedoso que trata la patología del adulto joven, siendo típicamente debido en varones a una joroba (giba) de hueso anormal que al flexionar la cadera “irrita el labrum acetabular” provocando su rotura, éste es el denominado inpingement tipo CAM, en cambio en mujeres se debe generalmente a una variante de la anatomía normal de la cadera, donde la pelvis suele “abrazar” la cabeza del fémur, provocando dolor con la flexión de cadera, este es el inpingement tipo PINCER.
La artroscopia es un procedimiento quirúrgico que da a los médicos una vista clara del interior de una articulación. Esto ayuda a diagnosticar y tratar problemas en las articulaciones. Durante la artroscopia de cadera, el cirujano inserta una pequeña cámara, llamada artroscopio, en la articulación de la cadera. La cámara muestra imágenes en una pantalla de televisión, y el cirujano utiliza estas imágenes para guiar los instrumentos quirúrgicos en miniatura.
Con esta técnica también tratamos la más frecuente y comúnmente conocida bursitis o trocanteritis, prácticamente exclusiva de mujeres, de origen multifactorial, donde con la artroscopia “se abren unas fibras” (tracto iliotibial) que son las responsables del roce continuo con el trocánter mayor, consiguiendo con ello su alivio.

Rehabilitación

El cirujano creara un plan de rehabilitación personalizado. En algunos casos, las muletas son necesarias, pero sólo hasta que la cojera se halla detenido. Si usted requiere un procedimiento más extenso,es posible que necesite muletas durante 1-2 meses.
En la mayoría de los casos, la terapia física es necesaria para lograr la mejor recuperación. Ejercicios específicos para restaurar su fuerza y ​​movilidad. Su terapeuta también le puede guiar con tareas adicionales durante su rehabilitación.

Recomendaciones al Paciente
Consejos Generales

No cruzar las piernas: para no hacerlo mientras duerme, puede colocar una almohada entre las piernas.


¿Cómo debo bajar de la cama?

Acérquese al borde de la cama sin cruzar las piernas. Apoye el codo que tiene más cerca del borde e incorpore el cuerpo. Mantenga la pierna operada estirada y flexione ligeramente la sana. Gire el cuerpo apoyando las manos en el colchón. Levántese igual que de una silla.



¿Cómo debo levantarme de la silla o wc?
Estire la pierna operada, apoye las manos en el reposabrazos, tome impulso y levántese cargando el peso sobre las manos y la pierna sana.


¿Cómo debo sentarme en una silla o wc?
Colóquese de espaldas a la silla hasta notar que toca la silla con las pantorrillas.
Estire la pierna operada hacia delante. Apoye las manos en el reposabrazos.
Incline el cuerpo hacia delante y baje hasta sentarse.
No sentarse en asientos muy bajos: su rodilla NUNCA debe estar más alta que su ingle, para lo que puede usar un almohadón para sentarse.

Si el wc de su domicilio es muy bajo, puede adquirir un dispositivo para que la altura sea mayor.
Cuando esté sentado, NO se incline mucho hacia delante para atarse los zapatos o ponerse los calcetines.
¿Cuándo puedo volver a caminar? Su médico debe indicarle el momento en que puede volver a caminar. En caso de que le permitan caminar desde el principio, deberá hacerlo con bastones o andador.

¿Cómo caminar?
Si su médico le indica apoyar la pierna operada podrá usar bastones o andador para caminar. En caso de que no pueda apoyar la pierna operada usara bastones.
Debe usar calzado cerrado.
Con andador:
Adelante el andador y colóquelo a una distancia corta de más o menos un paso.
Lleve hacia delante la pierna operada.
Adelante la pierna sana, apoyándose en el andador y procurando no echar mucho peso sobre la pierna operada.
Adelante el andador y colóquelo a una distancia corta de más o menos un paso.
Lleve hacia delante la pierna operada.
Adelante la pierna sana, apoyándose en el andador y procurando no echar mucho peso sobre la pierna operada.

Con bastones: Adelante los dos bastones, luego la pierna operada y después la pierna sana.
¿Cómo girarse?
Debe dar pasitos cortos hacia el lado que quiera girar. Apoye primero el andador o bastones, luego la pierna operada y después la sana. Evite girar sobre sus pies (girar en redondo).

¿Cómo bajar y subir escaleras?
Para bajar: Primero baje los bastones, luego la pierna operada y después la sana (igual que al caminar).

Para subir: Primero apoye en el escalón la pierna sana, luego la operada y por último apoye los bastones.

Si no dispone de bastones, puede usar la barandilla para apoyarse.

¿PUEDO VIAJAR EN COCHE? Durante las 6 primeras semanas, sólo si es imprescindible.
Evite viajes largos y descanse cada hora.
Para entrar en el coche: coloque un cojín en el asiento (para estar más alto). Póngase de espaldas al asiento, estire la pierna operada y baje lentamente hasta sentarse. Luego gire el cuerpo y póngase de frente.

Consejos generales. Click aquí

Programa de Ejercicios