Instituto Cordobés de Traumatología



Especialista de miembro superior: Dr. Manuel Zafra Gómez

Cirugia de mano

La patología de la mano se encarga de alteraciones de los huesos, articulaciones y partes blandas (tendones, nervios, vasos y piel) de esta región anatómica.

Lesiones degenerativas crónicas o lesiones traumáticas agudas pueden necesitar un tratamiento conservador o tratamiento quirúrgico para mejorar el dolor y funcionalidad de la mano.

Sin lugar a dudas es la región anatómica del miembro superior más difícil y delicado en su tratamiento.

En caso de cirugía, el postoperatorio necesita una colaboración estrecha entre el médico y fisioterapeuta. Su periodo será a veces largo y la motivación e implicación del enfermo es fundamental en el resultado final.

Microcirugía de nervios periféricos

Un nervio da sensibilidad (tacto) a la piel y mueve un músculo.

Lesiones crónicas por compresión del nervio o lesiones agudas pueden determinar que la conducción nerviosa se interrumpa y por tanto se puede alterar parcial o totalmente la sensibilidad de la piel o movimiento de dicho músculo.

El tratamiento consistirá en la descompresión o bien en la reparación de dicho nervio. Para ello muchas veces se utiliza un microscopio o una lupa que permite magnificar y ver mejor la lesión y su reparación.

El postoperatorio requiere esperar semanas o meses para ver el resultado final. No obstante no siempre se consigue una recuperación total.

Prótesis en miembro superior

Una articulación dañada determina dolor y pérdida de movilidad.

La implantación de una prótesis en hombro, codo, muñeca o dedo hará que dicha articulación se mueva mejor y sobre todo con una mejoría significativa del dolor.

La rehabilitación será bastante rápida y el resultado clínico se conseguirá en unos meses.

Si con el paso de los años aparece dolor se debe consultar lo antes posible al especialista.

Artroscopia en miembro superior

Una artroscopia consiste en introducir una óptica en una articulación y realizar un diagnóstico y tratamiento de las lesiones encontradas.

Esta técnica aplicada al hombro, codo y muñeca a través de pequeñas incisiones tiene ventajas en comparación a la cirugía abierta; hay menos infecciones, menos días de hospitalización, una rehabilitación menos dolorosa y una incorporación más precoz del enfermo a su vida laboral y de ocio.

No obstante las cirugías son complejas y requieren el trabajo y colaboración de un buen fisioterapeuta dado que se requieren unos meses para ver los resultados.